quarta-feira, 12 de março de 2014

Fwd: Isabel la Católica em livro definitivo publicado na Espanha

INICIO -- -- LIBROS
"ISABEL ÍNTIMA"
Los documentos exhumados que tumban la "leyenda negra" de la Reina
El Semanal Digital
Toda la documentación inédita sobre el proceso de beatificación de la mujer más célebre de la Historia de España en un relato riguroso y trepidante que no dejará a nadie indiferente. 









En "Isabel íntima" el periodista José María Zavala recopila toda la documentación sobre su proceso de beatificación.
Advierten ya de que es el libro definitivo sobre Isabel la Católica. Y a buen seguro que va a desatar una fuerte polémica. El periodista José María Zavala ha logrado rescatar por primera vez en Isabel íntima (Editorial Planeta), a la venta desde este mismo martes, toda la documentación inédita sobre el proceso de beatificación de la mujer y reina más célebre de la Historia de España.

El arsenal de documentos exhumados por Zavala ha dormido durante más de cuarenta años en los polvorientos sótanos del Vaticano, desde que se presentó a la Congregación para las Causas de los Santos en Roma, el 18 de noviembre de 1972. Previamente se requirieron doce largos e interminables años de investigación, desde 1958 hasta 1970, para examinar más de 100.000 documentos, de los que finalmente se escogieron 3.160 repartidos en 27 tomos, el primero de ellos con dos volúmenes.

¿Y qué se recoge en semejante avalancha documental que Zavala, con su hábil pluma, convierte en un relato riguroso y trepidante? No es nuestra intención destripar el libro, sino indicar algunos temas que siguen suscitando hoy día enorme controversia, hasta el punto de alimentar una especie de "leyenda negra" contra Isabel la Católica: desde la Inquisición y el Descubrimiento y evangelización de América, hasta la reconquista del reino de Granada o la expulsión de los judíos. 

Precisamente sobre este último asunto, Zavala desmonta con su coraza documental tal vez el mayor obstáculo para la beatificación de la reina Isabel, demostrando que en la expulsión no hubo motivo alguno racista o antisemita; sencillamente porque el racismo como tal no existía entonces, sino que es un fenómeno actual.

Tampoco existió un móvil de codicia de riquezas, pues para la Corona la medida fue más bien antieconómica. No se trató ni tan siquiera de una persecución contra el judaísmo, sino todo lo contrario: la religión hebrea estuvo protegida por las leyes y gozó incluso del favor de la reina. Ni mucho menos se intentó imponer un credo único en España, dado que no se expulsó a los mahometanos. El credo único era ya un hecho sancionado por las leyes en la inmensa mayoría del pueblo.

Tampoco debe perderse de vista, como advierte Zavala, que la comunidad judía residía en España por un favor especial de los reyes, considerándose así como "extranjeros tolerados". Su propio estatuto podía acarrearles, en caso de incumplimiento, la pérdida o suspensión del permiso, a modo de pasaporte actual, sin que ello representase injuria alguna. Existía de ese modo un cuasicontrato, cuya flagrante violación facultaba a los reyes para verse libres de su compromiso con los judíos residentes en España. 

La propia Universidad de París escribió a los Reyes Católicos, al año siguiente de la publicación del decreto de expulsión, el 29 de septiembre de 1493, felicitándoles por la medida. Y años después, el mismo foro académico recordó a Carlos V esta gran lección de sus abuelos los Reyes Católicos, poniéndoles como modelo frente a los judíos falsamente convertidos.

Sin ir más lejos, la Santa Sede aplaudió también la polémica medida en la bula del PapaAlejandro VI, entre cuyos relatores figuraban los cardenales Caraffa de Nápoles, Costa de Lisboa Piccolomini de Siena. Hasta aquí, el "aperitivo" de este libro que, como ven, promete no dejar a nadie indiferente…


terça-feira, 11 de março de 2014

Dom Luiz de Orleans e Bragança fala sobre a Internet

Pronunciamento de S.A.I.R. D. Luiz de Orleans e Bragança sobre a atuação dos monarquistas na Internet.



S.A.I.R Dom Luiz de Orleans e Bragança S.A.I.R Dom Luiz de Orleans e Bragança
Quem é Dom Luiz de Orleans e Bragança
Luiz Gastão Maria José Pio Miguel Gabriel Rafael Gonzaga de Orleans e Bragança e Wittelsbach (Mandelieu, 6 de junho de 1938), príncipe de Orléans e Bragança de 1938 a 1981, príncipe imperial do Brasil de 1938 a 1981 e atual chefe da Casa Imperial do Brasil, desde 5 de julho de 1981, após a morte do pai – título esse considerado legítimo pela maioria dos monarquistas e das casas dinásticas estrangeiras. Dom Luiz seria, portanto, de jure, o imperador do Brasil. Sendo formado em química pela Universidade de Munique. É o primogênito de Pedro Henrique de Orléans e Bragança, e neto de Luís de Orléans e Bragança, bisneto da princesa Isabel do Brasil e de Gastão de Orléans, conde d'Eu, e trineto do imperador Pedro II do Brasil. Se fosse imperador, estaria reinando como Sua Majestade Imperial e Real, Dom Luiz I, por Graça de Deus e Unânime Aclamação dos Povos, Imperador Constitucional e Defensor Perpétuo do Brasil. Luiz é o mais velho dos doze filhos do príncipe Pedro Henrique de Orléans e Bragança (1909–1981), chefe da casa imperial brasileira entre 1921 e 1981, e, portanto, de jure, imperador do Brasil por esse período, e da princesa Maria Isabel da Baviera (1914-2011), neta de Luís III da Baviera (1845–1921), último rei da Baviera. D. Maria Isabel teria sido, de jure, imperatriz do Brasil. Batizado na capela do Mas-Saint-Louis, casa de campo pertencente a sua avó, D. Maria Pia de Bourbon (1878–1973), princesa das Duas Sicílias, tendo sido ela sua madrinha e, como seu padrinho, o tio materno Luís, príncipe da Baviera (1913-2008). Foi seu padrinho de crisma, o jurista e professor universitário, Alcebíades Delamare Nogueira da Gama. Com a morte do pai, em 1981, tornou-se o chefe da casa imperial e, portanto, de jure, o imperador do Brasil. Formação Luiz viu o Brasil pela primeira vez em 1945, após o término da Segunda Guerra Mundial, quando se estabeleceu definitivamente neste país, no Rio de Janeiro, depois no Paraná e finalmente em São Paulo, onde reside atualmente. Estudou em colégios tradicionais – como o carioca Colégio Santo Inácio, dos jesuítas – e mais tarde partiu para Paris, onde aperfeiçoou seu aprendizado de línguas. Fala fluentemente o português, o francês e o alemão e compreende o castelhano, o italiano e o inglês. Graduou-se em Química na Universidade de Munique, cursada de 1962 a 1967. Atuação Desde sua ascensão à chefia da casa imperial, dedica todo o seu tempo às questões brasileiras, embora de forma discreta. Visita, com seus irmãos Bertrand de Orléans e Bragança e Antônio João de Orléans e Bragança, as cidades brasileiras, onde é recebido com homenagens. Cidadão benemérito e honorário de quase todas as capitais, membro honorário de numerosas instituições culturais e históricas, possuindo condecorações, tais como: grão-mestre das Imperiais Ordens do Cruzeiro, de Pedro I, da Rosa, de Cristo, de São Bento e de Santiago, e ainda bailio grã-cruz da Ordem Constantiniana de São Jorge e da Casa Real das Duas Sicílias, hoje inexistentes senão a título privado.